Archivo de la categoría: gestión del conocimiento

>Europa relaciona la elevada tasa de abandono escolar español con las altas cifras de paro juvenil

>


Este es el subtítulo de un artículo publicado en El País digital el 19 de Abril y cuyo verdadero título es: “La UE pide a los países que mantengan o amplíen sus presupuestos para Educación”
Y en España debemos añadir a nuestro esfuerzo uno adicional, no solo para mantener los presupuestos sino para usar el dinero de una forma más eficaz. ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Por qué la tasa de abandono escolar de los últimos años se ha situado en el 31%? Un interesante estudio de la Obra Social de la Caixa (Fracaso y Abandono Escolar en España) da ciertas claves y, sobre todo, pone las cifras “negro sobre blanco” lo cual nos permite hacernos nuestra propia composición de lugar. Ciertamente que los datos más recientes sean de 2007, y la mayoría de algunos años antes, introduce un cierto sesgo ya que los años de crisis y la caída de la construcción han “mantenido” en las aulas a un porcentaje significativo de alumnos que en otras circunstancias sociales probablemente habrían abandonado.  Aún así, el análisis minucioso y documentado da una fotografía bastante clara y preocupante de lo que nos pasa. Y peor aún, de lo inexorable que nos pasará.

Un párrafo concreto dice:

“Los objetivos educativos de la Unión Europea, plasmados en Lisboa, establecen
las condiciones para la incorporación de Europa a la sociedad de la información y la economía del conocimiento. Estos objetivos se elaboran en términos de la finalización de una etapa secundaria postobligatoria, lo que en España corresponde al bachillerato o a los ciclos formativos de grado medio, que deberían ser alcanzados por el 85% de los estudiantes. ¿En qué grado se alcanza esto en nuestro país? En un 62%, que es lo que representan los titulados anuales en esa etapa respecto de los potenciales titulables, la población en edad. Esto significa 23 puntos por debajo del objetivo fijado pero que ya no se alcanzará en 2010.”

Esa es la realidad y en el documento antedicho se exponen algunas causas y se mencionan algunas soluciones propuestas que previsiblemente no van a funcionar. 


En otro párrafo se comenta:

“Se da así la paradoja de que nuestro sistema educativo expide hoy un tercio de la futura fuerza de trabajo (ese 30% de no graduados en la ESO o ese 34% que no accede a ningún tipo de enseñanza postobligatoria) sin ninguna cualificación profesional. Con la intención de prestigiar la formación profesional, se cerró el acceso a la misma a los que no obtuvieran el título de graduado en la enseñanza obligatoria. El resultado de esta medida es que hoy sale más gente que nunca del sistema educativo sin cualificación para el trabajo, a pesar de haber pasado por una formación académica más larga, al menos medida en años. No nos explicamos por qué no puede haber para ellos una vía paralela que permita un desarrollo profesional continuado, aunque no sea equivalente al de los ciclos formativos reconocidos como de grado medio y superior.
Además, el hecho de que no se pueda acceder directamente a los ciclos de grado superior desde los de grado medio tiene el efecto indirecto de desacreditar a éstos, puesto que en principio son una vía corta y sin futuro; resumiendo: inflar la matrícula de bachillerato que, por lo demás, nunca ha llegado a ser un ciclo integral o multilateral, es decir, no enfocado unilateralmente a la universidad, y no en vano se desprendió del adjetivo polivalente; y cerrar la puerta a quienes, con el paso de los años y la maduración personal, comprenden tardíamente el valor del estudio.”

En definitiva, parece claro que nuestros jóvenes abandonan los estudios debido, fundamentalmente, a las pocas expectativas que dichos estudios les proporcionan para la obtención de un trabajo lo cual, añadido a la frustración y el poco interés intrínseco de los mismos, es causa comprensible del desestimiento. Y sabiendo esto ¿estamos en condiciones de hacer las reformas necesarias para darle la vuelta? Acaba de aprobarse la fórmula para facilitar el paso de la Formación Profesional al Bachillerato (El Pais digital) pero no parece que sea esto lo que hace falta. ¿No deberíamos hacer más esfuerzo en una Formación Profesional de calidad enfocada a la práctica y lejos de los viejos sistemas teóricos propios de la enseñanza reglada? 

Tal vez debamos pensar en nuevas formas de hacer nuevas cosas. Ya lo decía Einstein: “Si quieres resultados distintos no puedes seguir haciendo las mismas cosas” Tal vez deberíamos juntar el mundo de la Formación Ocupacional, su sistema de Certificados de Profesionalidad por Módulos y su metodología eminentemente práctica, con el de la Formación Profesional reglada. Tal vez deberíamos ir más lejos y llevar a las Aulas de Secundaria las cosas que los jóvenes viven en su día a día, las tecnologías, los entornos colaborativos, el trabajo en red… Es obvio que a nadie gusta la expresión “generación perdida” pero no nos engañemos, si perdimos la que nació en los 80 debemos hacer un esfuerzo ímprobo para no perder también las que nacieron en los 90 o en la década del 2000.
Anuncios

>¿De verdad estamos cambiando algo?

>

Hace cuatro años que fijamos el inicio de la Crisis. De las 7 definiciones que ofrece el Diccionario de la RAE para la palabra “crisis” me quedo con la última por escueta e intemporal: 7. f. Situación dificultosa o complicada. No cabe duda, llevamos cuatro años en una situación dificultosa y complicada. Cuatro años en los que hemos pasado por las fases de Negación, Tristeza, Depresión y, por fin, Aceptación pero mientras tanto hemos perdido un tiempo precioso. Pero lo peor no es haber quedado inmovilizados durante estos cuatro años tratando de parchear el barco que se hunde con mejor o peor fortuna (se diría que peor a la vista de los resultados), lo peor es que los años anteriores vivimos instalados cómodamente en la mullida burbuja inmobiliaria como si de un colchón de playa se tratase, permitimos que nuestros jóvenes abandonasen masivamente su formación para dedicarse a trabajos de baja o nula cualificación pero muy bien remunerados y nuestro tejido empresarial se fue descapitalizando de conocimiento y de talento en favor de mano de obra barata y flexible dispuesta a echar horas en tareas poco brillantes porque no hacía falta otra cosa. ¿Para que inventar? ¿Para que hacer cosas nuevas si las de toda la vida, las que hacía todo el mundo, parecían ser un filón inagotable?

Estamos en 2011, tenemos casi cinco millones de desempleados y no hay perspectiva de crear empleo neto hasta mediados de 2012 pero ¿qué clase de empleo se creará? En estos momentos las únicas demandas son, fundamentalmente, para comerciales y además autónomos. Y eso en la parte “baja” de la tabla, en la de niveles de cualificación de 1 a 3, en la parte de las personas que si quieren seguir cobrando alguna ayuda deberán aceptar un itinerario formativo. Y yo pregunto ¿qué formación se le va a ofrecer a estas personas? ¿Los cursos del Servicio Canario de Empleo que ha calificado como prioritarios para 2011? Formación en hostelería y trabajos auxiliares de construcción. Cierto que se incluye algo relacionado con las energías renovables y con la agricultura en alguna isla, pero es anecdótico. ¿Para cuando una profesionalización de nuestro tejido comercial? ¿Para cuando formación para la internacionalización? ¿Por qué los idiomas siguen teniendo la mínima prioridad? ¿Qué pasa con los nuevos nichos de empleo ligados a la gestión medioambiental, sensibilización, gestión de residuos, depuración y desalinización de aguas, descontaminación de suelos…?

Acaba de salir el Informe de 2010 de Innovación en la Unión Europea en el que se revisan abundantes indicadores de innovación en los 27 países de la unión, y de cuya lectura se puede deducir que, al menos hasta 2010, España no parece estar haciendo los deberes si realmente quiere cambiar su modelo productivo a otro basado en el conocimiento. De muy recomendable lectura y reflexión si nos atrevemos a enfrentar la cruda realidad. Extracto simplemente una imagen que vale más que mil palabras:



>Principio de Precaución y Buenos Propósitos Navideños

>

Hace una semana me enteré de la existencia del “Principio de Precaución” que, de forma abreviada y para profanos, viene a decir que “cuando no sepas las consecuencias de una acción, actúa como si fuesen peores de lo que parecen”. El artículo donde leí sobre este asunto  fué publicado por Jose Manuel de Cózar en el nº 2 de 2005 de la Revista Española de Salud Pública y se aplicaba al Medio Ambiente. No cabe duda de que en esto casi 6 años transcurridos la tozuda realidad no ha hecho más que darle la razón una y otra vez y ha puesto de manifiesto que el ser humano tropieza, no dos, sino innumerables veces con la misma piedra de su propia estupidez, de su egoísmo y falta de visión. Esos 2 grados centígrados que se nos vienen encima son la prueba palmaria de que actuar sin precaución nos está llevando a un callejón medioambiental sin salida.

Pero la lectura de este artículo me ha traído a la mente otros acontecimientos lamentables en un ámbito distinto que son fruto igualmente de no actuar con arreglo al Principio de Precaución y son, ni más ni menos, que las alegrías financieras que han dado lugar a la crisis que atravesamos. Y no aprendemos. “Los mercados” actuando sin control, como un ente amorfo y todopoderoso, sin límites políticos ni geográficos no son otra cosa que personas y grupos de personas especulando de manera desaprensiva, sin siquiera preguntarse hasta donde pueden llegar las consecuencias de sus actos, ensoberbecidos por el poder de comprar y vender estados que no es otra cosa que la capacidad de comprar y vender personas, sus ilusiones, sus futuros. Si quienes se esconden bajo la etiqueta tan conveniente de “mercados” ignoran el Principio de Precaución y están desbordados e incapaces de controlar su éxito desbocado, me asusta porque veo difícil que puedan ver la luz y rectificar. Pero si, como me temo, son desaprensivos actuando bajo el lema “después de mi el diluvio”, me asusto aún más y reclamo que seamos los demás los que, amparándonos en ese mismo Principio de Precaución, exijamos que esto pare antes de que la crisis aguda se convierta en crónica.

Las conclusiones del artículo antes mencionado son demoledoras aplicadas al Medio Ambiente, leámoslas en clave económica y reflexionemos cuando hagamos nuestros buenos propósitos para 2011.

>TEDx Canarias, 25 de Octubre, una cita indispensable

>


El próximo 25 de Octubre tendrá lugar en Las Palmas el evento TEDxCanarias.
TED es un evento anual donde algunos de los pensadores y emprendedores más importantes del mundo están invitados a compartir lo que más les apasiona. Con el ánimo de difundir las ideas que merece la pena conocer, TED ha creado un programa denominado TEDx, conferencias locales y organizadas de forma independiente que permiten disfrutar de una experiencia al estilo TED.
En este evento TEDxCanarias, “CANARIAS EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS”, la temática girará en torno a “la magia y la imaginación para transformar el mundo”.
TEDxCanarias reunirá a personas de perfiles muy diversos – diversas profesiones, edades, nacionalidades -, pero parecidas en el fondo, personas con ideas y energía, gente inquieta, con ganas de aprender, de crecer, de compartir.
En un ambiente ameno y cálido, personalidades del diseño, la tecnología y el entretenimiento compartirán sus ideas, en un clima de creatividad, frescura, colaboración e ilusión de cara al futuro.
Learn & Show – Innovation Institute tiene la licencia de TED para hacer TEDxCanarias.
TED proporciona las directrices generales a los programas TEDx, pero éstos, incluido TEDxCanarias, son organizados de forma independiente.
Para más información sobre el evento, contactar con Yael Hernández Oaknín, yael@learn-show.com.
También puede consultar la web del evento en http://www.tedxcanarias.com

>Información Vs. Conocimiento

>


¿Cuantos proyectos de recopilación de información de datos conocemos? Datos demográficos, académicos, políticos, sectoriales. Hay miles de sitios en la red en los que podemos encontrar estadísticas, tablas, informes y todo tipo de repositorios de información. ¿Cuántas veces nos hemos lamentado ante uno de estos sitios de que tanta información “no nos sirve para nada”? ¿Por qué nos ocurre eso? La realidad es que creemos estar en la Sociedad del Conocimiento pero, de hecho, la mayoría de nosotros aún seguimos en la Sociedad de la Información porque la mayoría de los recursos disponibles siguen proporcionando información y no conocimiento. Y ¡ojo! no caigamos, en este mundo mediático y abierto, en la tentación de creer que es la “opinión” la que nos proporciona conocimiento, la opinión de alguien es solo más información.


Parece obvio y nadie lo discute que la información es imprescindible para disponer de conocimiento, la pregunta sería ¿cómo se pasa de la información al conocimiento? Por una elaboración mental en la que la información se clasifica y categoriza según unas premisas, a saber:
  • que información necesito 
  • como utilizo la información
  • cuando debo buscar/utilizar la información
En definitiva el verbo asociado a la información es “saber” y el asociado al conocimiento es “aprender”, curiosamente el verbo “conocer” (que en su primera acepción es el que deberíamos usar) en su uso cotidiano es ambiguo y puede llamarnos a confusión (decimos que “conocemos” a nuestro vecino aunque apenas nos lo encontremos en el ascensor de vez en cuando y ni siquiera “sepamos” algo de él).

Qué información necesito

Estamos tratando de la “relevancia”, qué información de la disponible es la que realmente es útil. En un ejemplo elemental: Si trato de aprender a hacer una tortilla, las estadísticas de producción de huevos son innecesarias, pero los ingredientes y la receta son imprescindibles. Por lo tanto, un primer paso para el conocimiento es la discriminación, el filtrado de la información y la selección de lo que es relevante y lo que no.

Cómo utilizo la información

Cuando tratamos de utilizar información con un fin práctico no nos basta con una compendio de datos sino que necesitamos un conjunto de herramientas y procedimientos para la “elaboración” y “comprensión” de esos datos, cómo se relacionan entre si, su jerarquía y orden, qué es más importante y qué menos, qué tengo que saber y qué tengo que hacer. Siguiendo con nuestro ejemplo elemental: estaríamos hablando de la receta propiamente dicha, las instrucciones.

Cuando debo buscar/utilizar la información

Un tercer factor a tener en cuenta es la “pertinencia”, no es lo mismo que la relevancia ya que en este caso estamos hablando del contexto, de los factores (datos) que describen la situación en la que la información es necesaria. De nuevo con nuestro ejemplo: Será pertinente estudiar la receta de la tortilla poco antes de hacerla que antes de hacer pollo asado.

Una de las grandes discusiones en materia de Gestión del Conocimiento proviene de la teoría de que la información es acumulable y comunicable, mientras que el conocimiento es una elaboración personal del individuo y no se puede transmitir: Cuando el conocimiento se comunica se convierte en información. Esta premisa ampliamente aceptada está en la base de las enormes dificultades que se están encontrando para dar el salto de la Sociedad de la Información a la del Conocimiento. La realidad es bastante más compleja ya que, puesto que el ser humano es un ser pensante y su cerebro está siempre “conectado”, toda información que se recibe se convierte en “algún” conocimiento. Dicho conocimiento puede ser efímero dependiendo del tiempo que se sea capaz de retener la información o permanente y puede ser estable o mutable. En todo caso, de lo que se trataría es de promover herramientas que nos permitan describir conocimientos y metodologías de transmisión. En definitiva esto no es otra cosa que la finalidad de la EDUCACIÓN que, con mejor o peor fortuna a lo largo de los siglos, se ha ocupado de la transmisión del conocimiento. Sin embargo sabemos que las descripciones y metodologías utilizadas hasta ahora se han quedado obsoletas, los volúmenes de información accesibles al ser humano se han multiplicado por factores impensables hace apenas 30 años y desaprovechar esas “fuentes de conocimiento” es un despilfarro vergonzoso. Hay que reinventar la Educación y no basta con cambiar los soportes de transmisión de información, eso nos ha sobrevenido, el secreto es aceptar que el conocimiento, por su propia naturaleza, está en las personas y que tenemos que inventar algo que nos permita acumularlo y transmitirlo (al menos el porcentaje reproducible) de forma rápida y masiva.

>Gestión y Tecnología ¿bien avenidos? 1 (de 2)

>¿Ha tenido alguna vez la sensación de que “su informático” no le entiende? ¿Ha pensado que “esto de las tecnologías no es para mi”? ¿Ha envidiado a ese amigo que parece “entenderlo todo” y encima consigue que se lo subvencionen? Seguramente, salvo que usted sea un empresario o alto directivo del sector de las tecnologías, la respuesta será “si” a más de una de las tres preguntas.


Pero ¿es usted el problema? ¿es que haber nacido antes de 1970 nos inhabilita para obtener verdadero rendimiento de las tecnologías? ¿Es que de verdad los estudios de “informática” solo los hacen marcianos? No, nada de eso, ni lo uno ni lo otro. Las tecnologías están al alcance de todos, son utilizables por todo el mundo, su uso es un derecho y, desde un punto de vista empresarial, una obligación. Pero no nos engañemos, esto, como todo, necesita un conocimiento y un aprendizaje.

No caiga en la depresión porque su sobrino de cinco años le de lecciones de como jugar en Internet o sus hijos adolescentes parezcan hacer milagros con toda suerte de gadgets tecnológicos pseudo-milagrosos (y bonitos, también hay que admitirlo). Por el momento no hacen más que jugar, y usted tiene la obligación de ser eficaz (no cometer errores) y eficiente (obtener el mejor resultado de sus recursos). La pregunta que tenemos que hacernos NO ES “¿Pueden las tecnologías ayudarme a ser más eficaz y más eficiente?”, esta pregunta ya fue contestada hace años y le respuesta fue SI, sin duda, por lo tanto demos un paso adelante y hagamos la verdadera pregunta del millón”: “¿CÓMO pueden las tecnologías ayudarme a mejorar la eficacia y, además, la eficiencia de mi negocio?”

Hagamos un paréntesis y volvamos luego a la pregunta de marras, por si acaso fuese una “pregunta trampa”. En este paréntesis veremos lo que los muchos empresarios y directivos que gestionan empresas SI SABEN.

Saben que la empresa funciona como un conjunto de PROCESOS interdependientes entre si y cuyas entradas y salidas están relacionadas. Lógicamente para que los procesos se lleven a cabo debe disponerse de unos RECURSOS que los soporten, tanto materiales, como inmateriales y humanos. Para la adecuada gestión de los mencionados recursos los procesos deben funcionar eficaz y eficientemente para lo cual deben asignárseles unos INDICADORES que nos permitan medir dichos aspectos. Por último, en la empresa debe haber siempre alguien RESPONSABLE de las cosas con el fin de que se puedan tomar las decisiones adecuadas en cada momento de manera ágil y acertada.

Este párrafo resume de manera muy sucinta lo que pasa en una empresa pero por ser una simplificación enorme la realidad es que las refleja a casi todas. Ahora bien, ¿donde entran aquí las nuevas tecnologías? La respuesta que se nos viene a la cabeza es: “en todas partes”. Cierto, pero… el dinero también entra en todas partes y parece que al financiero le entiende todo el mundo perfectamente (preferirían hacer como que no, pero no suele dar resultado). También las personas entran en todos los aspectos de una empresa pero igualmente el responsable de RRHH no parece tener tantos problemas de interlocución. ¿Por qué es tan difícil entenderse con el encargado de proveer los recursos tecnológicos y apenas tenemos problemas para pedir dinero o colaboradores?

Visualicemos que somos el director general y necesitamos dinero para un determinado proyecto o compra o cualquier otro fin. El mensaje que transmitiremos a nuestro responsable de tesorería o finanzas es sencillo: NECESITO X MILES DE EUROS. Y él como mucho nos preguntará, además de para qué, para cuándo. Es cierto que necesitará más información con el fin de acudir a formas de financiación, subvenciones, desgravaciones, etcétera, pero la petición no encierra dudas y la tenemos clara: DINERO.

Visualicemos ahora que para el mismo proyecto de antes necesitamos contratar a alguien, seguramente hablaremos con nuestro responsable de personal y le describiremos de manera sencilla las funciones que creemos que esa persona deberá desarrollar y como estamos dispuestos a retribuirle. De nuevo se nos solicitarán detalles de duración del proyecto, perspectivas de carrera, etcétera, pero de nuevo la petición está clara en nuestra cabeza: PERSONA.

Visualicemos ahora que nuestro proyecto es innovador y que requiere apoyo tecnológico, puede que incluso hayamos visto algo parecido a nuestra idea en otro sitio pero no queremos lo mismo. Hablaremos con nuestro responsable de tecnología y le pediremos… ¿QUÉ? ¿ORDENADORES? ¿PROGRAMAS?

Aquí habría que hacer una reflexión y preguntarse ¿Sabemos pedir los recursos tecnológicos?

…. Continuará

>Liderazgo y motivación

>

Desde que colgué mi primera entrada he estado moviéndome para “ubicarme” en mi nueva andadura, visitando redes sociales, leyendo sobre emprendeduría y asistiendo a reuniones para aprender. En particular el pasado miércoles asistí a un ClusterTalk dentro de las actividades de CLUSTERGO (Cluster empresarial para el conocimiento en Gestión de Organizaciones). La charla de Carmen Martín fua más que interesante, para mi fue reveladora y de lo mucho y bueno que nos contó yo me quedé con TRES claves que puedo extraer del contexto de la Redes Sociales y aplicar a cualquier actividad. Llevo varios días con ellas como lema de cabecera:
  • INFORMARSE
  • FORMARSE
  • DAR ANTES DE PEDIR
Siempre he creído que ahí está la base del crecimiento personal y, por supuesto, profesional… y en ello estoy. A partir de ahora, como parte de mi búsqueda y aprendizaje, trataré de compartir aquí algunas de las cosas que vaya encontrando y que me parezcan dignas de enseñar. Supongo que habrá muchos que ya las conozcan, es posible que mi devenir discurra por caminos trillados, pero si logro dar un paso nuevo y contribuir a que alguien encuentre una pista o una receta útil sentiré que he logrado un modesto aunque satisfactorio objetivo.

En este caso buscaba información sobre Trabajo en Equipo y he encontrado una “perla” sobre Motivación. Hablaré de Trabajo en Equipo más adelante pero hoy me quedo con este video para recordarme que hay que intentarlo sin desfallecer, aprender de los errores e intentarlo de nuevo.